This week – El café de los viernes

image

Llega el viernes y nos reunimos otra vez con Sonambulistas y otros muchos blogs y amigos a compartir esa pausa para el café. El de hoy tiene que llegar con algún dulce propio de la Semana Santa que llega. Confieso que aunque no me vuelven loca, alguna torrija tengo que probar. Cuando las he hecho no me han quedado mal. Sencillitas, eso sí. Porque he visto estos días que María Lunarillos nos ofrece unas cuantas versiones de este y otros postres, tan creativas como apetitosas. No lo puedo remediar. Soy muy golosa.

La semana nos ha sorprendido con una nevada para saludar a la primavera en plan “hola, pues yo soy el invierno, ¿pensabáis que me había ido? ¡ja!”. Salimos de la oficina como niños pequeños a ver caer los copos blanditos y a hundir los pies en la más que respetable capa que cubría el suelo. Quizá por eso he vuelto al ibuprofeno. Aunque juro que llevaba varias vueltas de bufanda.

Hoy, además, estoy muy contenta. Tengo la enorme suerte de que mis vacaciones coinciden con las escolares por lo que estoy dejando todo recogido para pasar unos cuantos días lejos del ordenador. No tengo grandes planes, no obstante. Descansar lo que pueda, leer un poco, fotografiar más de lo habitual… en un abrir y cerrar de ojos estaremos ya de vuelta. Nos toca también una escapadilla al sur, que en esta familia vivimos el ambiente de procesiones con mucha intensidad.

Llevo en el e-reader varias novelas que quisiera empezar. Me han hablado muy bien de la Trilogía del Baztán, así que es probable que me sumerja en estos tres libros después de haber acabado Uno más Uno. De éste, aunque no acababa de engancharme, he acabado cogiendo cariño a los personajes y agradeciendo ese mensaje positivo que impregna sus páginas. Y ya que estamos con recomendaciones, nada mejor para pasar un rato agradable que el libro que acaba de publicar mi querido Santiago. Cuentos de barrio y estío me ha hecho sonreír con complicidad y ternura. Ya decíamos hace unos días que nos resulta imposible vivir sin libros y que nunca son suficientes.

Disfrutar, en definitiva, de cosas sencillas. En una semana en la que nos han llegado noticias tan terribles, quien más y quien menos ha pensado en lo frágil de la vida y en lo verdaderamente importante, que es disfrutar de tus seres queridos. Con los viajes de los próximos días en perspectiva no puedes evitar pensar. Ni evitar tener miedo. Ni evitar ponerte en la piel de esos familiares que han perdido a los suyos. El corazón de toda la gente de bien está con todos ellos.


Friday again, and we meet with Sonambulistas, many other blogs and friends for coffee break as usual. Today, we have some typical Easter desserts. I have cooked some of them but others are very difficult for me though they are delicious. This week we have had a surprising snowy weather. We left the office, as if we were children, to enjoy those soft flakes. Maybe that´s why I´m ill again. No matter my warm, long scarf and I have a cold. 

Today, I´m also very happy. I´m very lucky cause my Easter holidays are long enough to spend more than a week away from the computer. No big plans, however. Relaxing, reading (see links above), some photos and a quick trip to enjoy tradicional Easter celebrations. Simple things for sure. This week terrible news have shocked us, making us think about the fragility of life. Our heart is with all those who have lost their loving ones. 

City life as well

city life

He aprendido a corregir la perspectiva con PS, lo que abre un montón de posibilidades para mostrar la arquitectura de la ciudad. Sí, esto también es Madrid. Edificios con ventanas abiertas y coladas secándose al sol. La vida tranquila del barrio, donde todos (o casi todos) se conocen y se baja a por el pan en zapatillas. Un par de calles más allá el tráfico, el ruido y las prisas pero en estas calles, el día a día transcurre más lento.


I´ve learned how to edit perspective in PS so now I can show my city´s architecture. Because this is Madrid too. Open windows and laundry sun drying. Quiet life. A couple of streets beyond, traffic, noise and people hurry up. But here daylife is slowlier.