Cerrado por descanso

image

Cuando leas esto, yo ya iré camino del Sur. Sin planes, salvo echarme todas las siestas que pueda en sábanas de algodón fresquitas, acabar con todas la puntillitas que me pongan por delante y oir aquello de “¡Niño, ponte ar zó que te zeque!”. Y pensar que casi me lo pierdo este año. Pero no, finalmente, vamos a recalar por aquí unos cuantos días. Porque un verano sin nada de esto, está muy bien, pero como que es menos verano.

Tenía la idea de continuar el blog pero, como te contaba hace un par de días, necesito un poco de desconexión, sobre todo mental. Quiero quitarme presión, ponerme al día de lo que han publicado otros blogs amigos, descubrir nuevos proyectos y darle forma a algunas ideas. Sí voy a continuar, sin embargo, compartiendo mis fotografías en Instagram, donde ya sabes que me puedes encontrar como @myonceadayphoto. Te espero.

Es posible también que tarde un poco más de lo que tenía previsto en volver. A mediados de septiembre comienzo Hello! Blogging y después Hello! Blogging Pro porque, me conoces, y si me pongo, me pongo. Me estoy planteando cambiar muchas cosas de este blog, que en esta segunda etapa ya ha asumido algunos cambios pero no acaba de ser lo que quiero. Supongo que debo tomar algo de distancia y hacer caso a los que saben y aconsejan planificar una estrategia. O, a lo mejor, es el momento de cerrar y dar forma a un espacio nuevo. Ya veremos. No te vayas muy lejos porque te mantendré al día.

Hasta entonces, te dejo algunos enlaces que te gustarán:

¡Hasta pronto!


Time for holidays, going to the south of Spain as always. This is the summer I like most. I´ll not be posting during the next weeks and maybe I´m coming back a little bit later than I expected to. I´ll learn about blogging in September cause I´d like to change this blog into a different one. You can keep on visiting me at my Instagram account @myonceadayphoto. But stay tuned. This is not a good bye, only a see you soon…

Happy birthday to me

wpid-2015-07-23-10.22.38-1.jpg.jpeg

Mi favorita es la tarta Sacher. Y si, en vez de albaricoque, te permites la licencia de preparármela con mermelada de frambuesa, ya sé que no es lo tradicional, pero me has ganado. Así que este viernes, el café nos lo tomamos con este dulce tan rico porque sí, porque hoy mando yo, que para eso es mi cumpleaños.

Pensaba que no llegaba a hoy, tan intensa ha sido la semana. Un montón de trámites que resolver, instrucciones que dar a quien se queda e intentar que no le caiga demasiado de lo que habitualmente te toca a ti. Llego agotada, lo confieso. Esta cantidad ya respetable de años que me caen me está diciendo que no estoy para tantos trotes. Carezco de muchas cosas, pero lo que sí tengo una enorme capacidad de trabajo, así que tiendo a aceptar muchas cosas, que tengo que llevar a la vez. Nunca me ha importado demasiado. Sin embargo, a estas alturas, estoy pensando que o me he metido en demasiado o ya no tengo el aguante que tenía hace unos años… o un poco de las dos cosas.

Que estoy cansada, vaya. Por eso no esperes hoy una reflexión profunda sobre la edad y lo que conlleva cumplir años. Ni una carta a mi yo de 20 años, que podría ser interesante. Ni siquiera te voy a contar algunas de las cosas que he aprendido o me ha traído este curso. Porque los profesores, como saben mis compañeros de gremio, hacemos balance ahora. Es fin de año para nosotros. Pero no, de eso nada.

Voy a disfrutar del día. De los besos, los abrazos y la comida rica. Y de algún regalito que caiga, que seguro que caen. Un día en el que aún trabajo pero ya se ven las vacaciones muy cerca. Así que toma un poco más de tarta, que no puede sobrar nada, que nos vamos.


It´s my birthday today so please share with me a piece of cake. Sacher is my favourite one, by the way. I´m not writing deep thoughts about life, I´m sorry. I´m too tired for that. Just willing for my holidays to start tomorrow. So let´s finish this cake. My fridge must be empty then.  

Un caluroso café de viernes

image

Siempre he dicho que me encanta el verano, y es cierto. Nací en pleno verano. Me gustan los días largos, vestir camisetas, comer helados, dormir la siesta, bañarme en el mar, despertarme temprano porque las persianas están subidas, los abanicos, las alpargatas, las flores de lavanda, secarme el pelo al aire, las cerezas y los melocotones, leer a la sombra, un sombrero de paja, el olor a crema solar, cerrar los ojos y sentir el calor del sol. Que sí, que me gusta el verano un montón.

Pero este calor, como todo el mundo estos días, lo llevo fatal. Me ducho tres veces al día, bebo litros de líquido, estoy pegajosa, no puedo dormir y estoy de muy mal humor. Ayer mismo, una compañera sugería que hasta que esto pasara nos comunicáramos todos por mail, intentando ser educados, porque en el cara a cara estábamos cada cual más insoportable. En mi caso, es verdad. No tengo aire acondicionado en la oficina y si abrimos las ventanas, en minutos, acabas rodeada de moscas que se posan encima tuyo. Me ponen muy nerviosa. Y me enfado por todo.

Luego, coges el coche a más de cuarenta grados. Te quemas, te da sueño. Llegas con los tobillos hinchados, el estómago revuelto, ganas de acostarte. Y no duermes. Y así otro día. Discúlpame, pero estoy gruñona. Se me pasará en cuando comiencen mis vacaciones, en dos semanas. No veo el momento. Mientras, doble (o triple) de cafeína hoy y planes fresquitos para el fin de semana que incluyen piscina con niños y helados. Otra buena opción es el cine. El sábado pasado fuimos a ver la película de Los Minions cuya historia es disparatada pero desternillante. Tiene momentos realmente épicos así que, para no llevar ninguna expectativa, pasé un buen rato y me reí como hacía tiempo que no lo hacía. Sólo por eso, ya vale la pena. Este fin de semana nos apetece mucho Inside Out. Ya veremos.

El otro día me lancé a por una coca cola en el primer sitio que me salió al paso. Se llama Alma Café, es pequeñito, coqueto, tiene comida casera y camareras muy simpáticas que también se quejan del calor. Me pareció un oasis. Y tú, ¿qué tal? ¿Cómo llevas la ola de calor?


Bloody hot in Spain these last days and we´re all losing our patience. I really love summer but this is too much indeed. I´m willing for some holidays. In the meantime, swimming pool and ice cream. And cinema for children is also a good option. I took this picture in a cute, tiny cafe. It seemed kind of an oasis for me…