Fotografiar el invierno

Fotografiar el invierno - La Boca del Asno - Segovia

Hace un tiempo, te contaba que había salido a fotografiar el invierno con más bien poco éxito. Esta semana, sin yo buscarlo, me he encontrado con la estación de cara. Primero, me recibieron los árboles, con ese aspecto de haber sido espolvoreados con azúcar glass, que me hace sonreír siempre. Luego, llegó una buena capa de nieve que, afortunadamente, quedaba a ambos lados de la carretera. Lo último, unas imágenes casi de postal… aunque no me pude parar donde habría querido. No había sitio donde dejarlo con seguridad y me preocupaba no ser capaz de sacar el coche después.

Es probable que aún haya nieve durante unos días más. Así que, si tienes oportunidad de acercarte a Navacerrada o llegar hasta cerca de Segovia (La Granja, Valsaín, Los Asientos, La Boca del Asno), vas a disfrutar muchísimo. Y ni te cuento los peques de la casa.

Fotografiar el invierno - detalle de planta con nieve

Fotografiar el invierno - La Boca del Asno - Segovia

Fotografiar el invierno - Detalle árbol nevado

Si quieres obtener fotografías bonitas de un paisaje tan impresionante, te doy unas cuantas ideas que te ayudarán. Sé que hay un montón de tutoriales y consejos de expertos, pero lo que sigue no es nada de eso. Simplemente te cuento mi experiencia y lo que hay detrás de estas fotografías que ves.

  • Una de las cosas más obvias e importantes es ir cómodo y bien abrigado. Después de todos estos años yendo y viniendo a trabajar a Segovia, durante el invierno llevo unas botas de montaña y un forro polar en el maletero del coche. No me estorban y nunca sabes cuándo te van a hacer falta. Guantes también, por supuesto. De los que puedes sacar solo los dedos, mejor.
  • Esto te puede parecer una tontería, pero cuidado por dónde pisas. Esa capa lisa de nieve puede ocultar irregularidades en el terreno o agujeros. Si te hundes hasta media pierna es, si me apuras, cómico. Pero no es nada divertido si te tuerces un pie o pierdes el equilibrio. Y hablando de equilibrio, la nieve endurecida resbala.

Fotografiar el invierno - pisadas en la nieve y paisaje nevado

  • Ya sabes que no doy demasiada importancia al equipo pero, aunque no sea el más caro o tenga las mayores prestaciones, protégelo del agua si está lloviendo o de la nieve que cae de los árboles. Fotografiar el invierno requiere también precaución con los cambios de temperatura. He visto lentes con condensación que no sirven para nada en un buen rato, horas y hasta días.
  • Hablando de equipo, muchos fotógrafos llevan su mochila con varias lentes y diversos accesorios. No te digo que no; simplemente, yo no puedo llevar tanto peso. Una distancia focal corta, y a correr. Pero se me ocurre que un trípode o un disparador de control remoto, por ejemplo, te pueden dar mucho juego.
  • Sobre todo cuando viajo, consulto dos aplicaciones en el móvil: la brújula y Golden Hour Calculator. Con la primera me oriento para la salida y la puesta de sol, evitando fotografiar a contraluz y controlando mucho mejor las sombras. Con la segunda, calculo la hora de salida y puesta de sol para saber el tiempo de luz de que dispongo y a qué horas esa luz adquiere una calidad más dorada o más azul.

Fotografiar el invierno - detalles naturaleza nevada

  • La nieve es un potente reflector así que hay que tenerlo en cuenta a la hora de ajustar los parámetros de la cámara. Normalmente, funciona bien sobreexponer un poco para que la nieve no quede gris. Sin pasarse, porque corres el riesgo de perder los detalles y las texturas. En las horas centrales del día y con sol, hay que observar las sombras porque son duras y cuesta integrarlas en la imagen. Yo he preferido disparar a última hora de un día un poco gris. Casi no hay sombras o son muy suaves y, a pesar de todo, hay luz suficiente como para no tener que subir el ISO.
  • Siempre he oído que en paisajes hay que manejar la mayor profundidad de campo posible, es decir, que todos los elementos de la fotografía, lo que está lejos y lo que está cerca, queden bien enfocados. Sin embargo, no me molesta que haya planos desenfocados o con menos detalle. Me parece que le dan profundidad a la escena así que he utilizado un diafragma muy abierto.
  • Y, por último, no te limites a planos generales. Detalles de las hojas, pisadas, gotas de agua etc. son también muy interesantes. Si incluyes una ramita, un árbol o una piedra en el primer plano de un paisaje general vas a conseguir contextualizarlo de modo que apreciemos más la grandeza de la naturaleza, entendiendo mejor sus dimensiones.

Fotografiar el invierno - detalles naturaleza y paisaje nevado

¿Te han ayudado estas ideas? ¿Tienes alguna más que te gustaría compartir? Ya sabes que no hay nada mejor que aprender, me encantará leerlo. Y tú, ¿te animas a fotografiar el invierno?

Anuncio publicitario

Cómo aumentar tu creatividad fotográfica

Propósitos de año nuevo

En estos días, quien más y quien menos, ha compartido sus buenos propósitos para el año que acaba de empezar. Están los clásicos comer sano, hacer deporte, dejar de fumar, aprender inglés… y otros muchos como ser más ordenado, organizarse mejor, pasar más tiempo en familia, dormir las horas necesarias. Propósitos, en fin, de todo tipo. Seguro que también tienes los tuyos. Y yo también. Aunque no suelo compartirlos porque soy una experta en olvidarme de ellos no bien han pasado unas semanas.

Si te pasas por aquí a menudo, seguro que te gusta la fotografía. Y, seguro también, que entre tus decisiones de año nuevo has incluido cosas como disparar en manual más frecuentemente, organizar de una vez tu archivo gráfico, imprimir todas las fotos que puedas en papel (y regalarlas), hacer libros con ellas o aprender a editar como un profesional.

Pequeño ramo de flores

O quizá, simplemente, tu propósito fotográfico para 2016 sea hacer más fotografías. Si es así, quizá te hagan falta algunas ideas para aumentar tu creatividad fotográfica cuando te parece que empieza a flojear y no encuentras la inspiración para cumplir con ese propósito. Aquí te dejo unas cuantas:

  • Adopta el compromiso de publicar una fotografía al día o una fotografía a la semana. Un proyecto 365 días o 52 semanas exigen dedicación y esfuerzo. Es cierto que, en ocasiones, puede resultar agotador encontrar la fotografía o que, muchas veces, te obliga elegir ese día una fotografía con la que no estás del todo contento. Pero también es cierto que te hace mirar de otra manera, que te sirve para ser consciente de detalles que, de otro modo, se te pasarían por alto y que la práctica te hace mejorar. Este blog, en cierto modo, nació como proyecto 365, así que sé bien de lo que hablo.
  • Elige un tema o una técnica. Puedes dedicarte sólo a hacer fotografías en blanco y negro, descubrirte por medio del autorretrato, utilizar solo una focal fija o echarte a la calle a captar la ciudad y gente como fotógrafo urbano. Cualquier opción es buena; más todavía si no la dominas y te permite mejorar con la práctica.
  • Incorpórate a un grupo o comunidad. Aunque no me guste demasiado Flickr, es una plataforma excelente para conocer otras personas con tus mismos intereses con las que es sencillo coincidir en grupos, siguiendo retos o temas periódicos. Unirte a uno o varios hashtags en Instagram es otra buena opción: vas a descubrir cuentas increíbles, gente maravillosa detrás de ellas y bastante diversión. Y no dejes de unirte a quedadas, workshops, jornadas u otras actividades. Es increíble el buen ambiente que se vive y te permite desvirtualizar perfiles que se acaban convirtiendo en amigos 1.0.
  • Visita exposiciones y lee libros. Ya sé que muchas veces no es posible ver exposiciones fotográficas a no ser que vivas en una ciudad grande, pero puedes aprender con cualquier otra exposición, no tiene porqué ser de fotografía ni de autores de renombre. Y comienza a hacerte una biblioteca fotográfica de libros para leer… y para mirar.

 

Still life en silla

Y, por último, además de todo lo anterior, cuatro cosas que a mí me funcionan:

  • Lleva siempre la cámara a mano (o el móvil). No tengas pereza; verás la foto y te dará mucha rabia no poder hacerla.
  • Acostúmbrate a mirar hacia arriba y hacia abajo mientras caminas (pero cuidado con tropezar; no queremos accidentes)
  • Sal de tu camino habitual, desvíate por esa calle por la que no has pasado nunca, viaja (incluso dentro de tu ciudad; no tienes porqué ir muy lejos)
  • Obsesiónate (un poquito) e ilusiónate (mucho)

¿Tienes algún propósito fotográfico para 2016? ¿Algún truco que practiques para hacer crecer tu creatividad? Compártelo. Me encantará saberlo.

Mi año en fotos: un repaso a 2015

Cuando me preguntan que cómo llego a todo (y me lo preguntan a menudo), suelo contestar que duermo poco. Es cierto sólo en parte. Es verdad que duermo la mitad de lo que necesitaría (soy muy dormilona), pero tengo que reconocer también que tengo mucha ayuda para poder concentrarme en mis aficiones, que soy muy cabezota cuando me empeño en algo y que me resulta muy difícil decir que no.

Si julio es el mes del balance y de los objetivos para los profesores, en diciembre volvemos a revisar lo hecho en el año y a plantearnos nuevos retos, como ya hicimos el año anterior. Espero que esta entrada no te resulte muy larga pero ¡este año ha dado para mucho! ¿Me acompañas?

Sigue leyendo