Happy birthday to me

wpid-2015-07-23-10.22.38-1.jpg.jpeg

Mi favorita es la tarta Sacher. Y si, en vez de albaricoque, te permites la licencia de preparármela con mermelada de frambuesa, ya sé que no es lo tradicional, pero me has ganado. Así que este viernes, el café nos lo tomamos con este dulce tan rico porque sí, porque hoy mando yo, que para eso es mi cumpleaños.

Pensaba que no llegaba a hoy, tan intensa ha sido la semana. Un montón de trámites que resolver, instrucciones que dar a quien se queda e intentar que no le caiga demasiado de lo que habitualmente te toca a ti. Llego agotada, lo confieso. Esta cantidad ya respetable de años que me caen me está diciendo que no estoy para tantos trotes. Carezco de muchas cosas, pero lo que sí tengo una enorme capacidad de trabajo, así que tiendo a aceptar muchas cosas, que tengo que llevar a la vez. Nunca me ha importado demasiado. Sin embargo, a estas alturas, estoy pensando que o me he metido en demasiado o ya no tengo el aguante que tenía hace unos años… o un poco de las dos cosas.

Que estoy cansada, vaya. Por eso no esperes hoy una reflexión profunda sobre la edad y lo que conlleva cumplir años. Ni una carta a mi yo de 20 años, que podría ser interesante. Ni siquiera te voy a contar algunas de las cosas que he aprendido o me ha traído este curso. Porque los profesores, como saben mis compañeros de gremio, hacemos balance ahora. Es fin de año para nosotros. Pero no, de eso nada.

Voy a disfrutar del día. De los besos, los abrazos y la comida rica. Y de algún regalito que caiga, que seguro que caen. Un día en el que aún trabajo pero ya se ven las vacaciones muy cerca. Así que toma un poco más de tarta, que no puede sobrar nada, que nos vamos.


It´s my birthday today so please share with me a piece of cake. Sacher is my favourite one, by the way. I´m not writing deep thoughts about life, I´m sorry. I´m too tired for that. Just willing for my holidays to start tomorrow. So let´s finish this cake. My fridge must be empty then.  

Anuncio publicitario

El café de los viernes y mucho que celebrar

cumpleaños 2

De nuevo, viernes. Y aunque se haga puente en algunos sitios, a mi me toca trabajar. No pasa nada. Estoy tan contenta de sentarme una semana más contigo y con ese café (o té) que nos tomamos siempre. Tanto si estás de fiesta, como si no, me encanta compartir este momento con Sonambulistas, blogs y tantos amigos que me acompañáis.

Si eres de los que pasas por aquí a menudo, habrás notado que estoy un poco desaparecida últimamente. He dejado de publicar entre semana esas fotografías sin texto que solía enseñarte, aunque verás que continuaré con las entradas del fin de semana. No se trata sólo de tener poco tiempo, que también, sino que tengo la sensación a veces de que no me queda grieta, planta o sombra que fotografiar a mi alrededor y necesito parar un poco para encontrar inspiración en lo que tengo cerca. También puede ser que estoy más interesada en probar otros temas, otras técnicas.

Por otro lado, me agobiaba un poco esa presión, en cierto modo autoimpuesta, de llegar cada día con la entrada. En su momento ya te dije que no quería convertirme en esclava del blog así que me ha parecido buena idea pisar un poco el freno. Supongo también que este espacio está en un momento de evolución y cambio, cosas ambas lógicas cuando va pasando el tiempo. Ya es bastante diferente de como era en un principio y continúo aprendiendo, dando pequeños pasos, avanzando, para estar por completo satisfecha… al menos, durante una temporada. Ya sabes que nada dura para siempre. Todo esto hace que tenga unos objetivos que me ilusionan. Y, entre ellos, el curso de blogging de Hello! Creatividad, que empezaré en septiembre. ¡Casi no puedo esperar!

Además de lo que te acabo de contar, la preparación de una celebración muy especial ha absorbido todas mis energías. No soy de las que se curran cumpleaños temáticos, ni siquiera bonitos, pero reunir a un grupo de niños en torno a unos sandwiches requiere una cierta logística más aún cuando una va como va, no planifico a largo plazo y trabajo en otra comunidad autónoma. Pero parece que tenemos más o menos de todo lo necesario para organizar una merienda de cumpleaños, y a eso nos vamos a dedicar esta tarde. Ayer, que era el día oficial, lo celebramos pasando el día juntos, comiendo rico, paseando por el río y tirando piedrecitas a la corriente… No se me ocurre mejor manera de celebrar cómo ha pasado todo este tiempo. Siento vértigo, y también agradecimiento.

cumpleaños

El fin de semana pasado estuvimos viendo un montón de fotografías y vídeos de, sobre todo, sus primeros años. A pesar del montón de imágenes me dio pena no tener más porque no puedes evitar la sensación de que has olvidado muchas cosas. Cosas que en su momento no te parecían tan importantes. O que querías que pasaran cuanto antes. Y es un error. Ojalá se pudiera volver a cada sonrisa, cada mirada, cada lágrima, cada sueño, cada idea, cada enfado, cada logro, cada argumento, cada cara: de pez, de tortuga, de china… Cada cosa de las que ya fueron, pero también esperando con ganas todo lo que vendrá.


Friday again. And I´m glad to share this coffee break with you, as usual. Maybe you´ve missed my posts this week. But somehow, I felt that I had to stop a bit from daily posting. This is necessary to breathe and try new things. This blog is changing. I´ll join a blogging course this September cause I´m trying to find my voice, my personality. You know, change is inevitable and it´s not always something bad. I´d rather say it´s an opportunity. So, no pressure. Slow blogging, slow life.

I´ve been also consumed on a birthday celebration organization. She´s the most important person in the world for me. So this is somehow a pretext for remembering, sharing and giving thanks. I´m blessed.  

One year blogging

One year blogging

Hace un año, en algunos sentidos, estaba mejor de lo que ahora estoy. Así y todo, necesitaba aire. Metas. Objetivos. Algo de creatividad y belleza en un momento en el que todo era gris. R. siempre me animó. «Esta plantilla, mejor», «Sube esa» «¿Tienes foto hoy?»

Hace un año, estaba en el parking. A mis pies, unas líneas, textura, algo de color… «Lo que te faltaba, Anita» «Te vas a aburrir», dijo L. Parece mentira que no me conozca. No soy de las que abandonan. Nunca. Me sobran palabra y cabezonería.

Hace un año, empecé a coleccionar instantes, recordé lo que sabía de encuadres, aprendí a componer en cuadrado, a fijarme en el color, la textura, el gesto, el ritmo, a experimentar con filtros -y aburrirme de ellos-, a mirar, a ver…  365 entradas, 365 vías de escape, 365 historias. «Sigue si te ayuda, si te sirve para digerir cosas, si te consuela», me dice S. Por eso, sigo.

Ojalá pudiera decir que las 365 son buenas. Sólo puedo decir que las 365 son mías. Y que he recibido mucho más de lo que he dado. Los «like» en facebook de mis queridos habituales (ellos saben quienes son), un buen puñado de followers cuyo apoyo me asombra, unos cuantos comentarios entusiastas, algunos cumplidos, un par de menciones.

Y sigo. Claro que sigo…

I wish this blog had arms to hug all my followers during this year. I do appreciate your warm support. Please, keep on visiting my pictures. To know that you are there really makes my day. xxx.