Life goes by

image

Festivales de navidad, disfraces, menús, regalos, toneladas de trabajo (¿¡por qué a todo el mundo se le ocurren las cosas a última hora!?) e historias varias… vamos algunas que ríete tú del ajetreo que tiene Papa Noel. Como cada año, y aunque hice buenos propósitos allá por noviembre, se me ha echado el tiempo encima. Ya decía yo que no era muy de cumplirlos. Y ahora no sé si asar al niño, convencer al pavo de que escriba la carta a los Reyes Magos, caracterizarme de pastorcilla o meterme bajo el edredón y que me despierten el 6 de enero. Con roscón, a ser posible.

Leer más…